¿Qué dicen mis pacientes de mí?

Me gustaría compartir contigo las historias de personas como tú, con tus mismas preocupaciones, que quisieron poner fin a su malestar y decidieron confiar en mí y pedirme ayuda.

A veces es necesario pedir ayuda

“Pensaba que me iba a cohibir, pero María es una persona muy cercana y profesional, me gustó mucho que con respeto se sensibilizara conmigo y fuera dulce a la hora de decirme las cosas.

 

Lo que más me ha ayudado de la terapia es hacerme preguntas que tenía que hacerme y en lo que más me sorprendí, era que todas esas respuestas estaban en mí.

 

Yo sabía que las cosas andaban mal, pero me encontraba muy perdida. Con la terapia fui encontrando la manera de solucionar las cosas que me atormentaban”.

 

(Psicoterapia : Ansiedad)

Sentirse escuchado hace que te sientas más libre

“En lo que más me ha ayudado la terapia es a valorarme y aceptarme. A aprender que no soy inferior ni peor que nadie. Me he sentido escuchada y comprendida, es muy gratificante poder expulsar todos los sentimientos y que alguien los analice contigo.

 

He aprendido a analizarme y me ha resultado hasta divertido descubrir conexiones entre aspectos de mi comportamiento que nunca hubiera imaginado.

 

La terapia ha sido mejor de lo que me esperaba, porque me resulta muy difícil sentirme cómoda hablando de mí misma a los demás y en esta terapia me he sentido muy cómoda y a gusto desde el primer momento, lo que ha ayudado al resto de cosas”.

 

(Psicoterapia : Inseguridad)

Si no me respeto y me quiero voy a atraer a gente que le interese poseerme y maltratarme

“Durante el proceso de terapia me he vuelto más reflexiva y he logrado transformar mi forma extremista de pensar y actuar. Lo que más me ayudó fue identificar los problemas que me rodean.

 

Siempre me sentí muy cómoda y cuando me pasaban cosas esperaba el momento de tener la terapia para hablarlas. Creo que lo más interesante es crear el hábito de reflexionar sobre nuestras acciones y sentimientos.

 

Del proceso me llevo cosas muy útiles como reflexionar sobre las cosas que hago y quiero hacer. Aprender a quererme y ver que si no me respeto y me quiero voy a atraer a gente que le interese poseerme y maltratarme”.

 

(Psicoterapia: Dependencia emocional)

La satisfacción de haberme guiado a ser yo misma

“Al principio ir a terapia me parecía impersonal y me daba bastante vergüenza. Pero la empatía con María ha hecho que me sienta a gusto en todo momento, a pesar de ser un poco tímida al principio.

 

Me ha dado la mano y ha hecho que me sienta segura de poder hablar de cualquier cosa, hasta el punto de ver lo que no era tan “natural” para mí, verlo de una manera totalmente normal.

 

Del proceso me llevo la satisfacción de haberme guiado a ser yo misma, a tener seguridad en mí misma y poder disfrutar de cada uno de los placeres de la vida y no tener miedo.Me siento más libre que cuando empecé y mucho más feliz”.

 

(Psicoterapia: inseguridad)

Una guía cercana, clara y amigable

“La terapia me ha servido para darme cuenta que tenía creencias erróneas acerca de mi sexualidad. Durante el proceso me has hecho de espejo, mostrando nítidamente mi forma de proceder en el contexto sexual.

 

Has sido una guía cercana, clara y amigable. De forma que fue fácil establecer un diálogo que me ha permitido conseguir llegar a un punto de satisfacción muy alto en mis relaciones.

 

Al final me he dado cuenta que no es sólo a nivel sexual dónde hay que actuar, sino también en otros aspectos de la vida cotidiana. Si uno no se encuentra pienso que no es factible poder llevar una vida sexual satisfactoria.

 

Recomendaría tus servicios porque eres directa, clara, amigable y muy cercana”.

 

(Terapia sexual: Disfunción eréctil)

Veo el placer como algo malo, causándome miedo al placer sexual

“He aprendido a permitirme placeres que a veces me restringía por considerar que eran una pérdida de tiempo o inútiles para mi persona sin sentirme culpable.

 

Me he dado cuenta que veo el placer como algo malo o inútil, llegando esto a causarme miedo al placer sexual.

 

Me ha ayudado mucho tu capacidad para mostrarme todo esto de una manera progresiva y sencilla, lo que me ha permitido entender qué me pasa y verlo con claridad.

 

Me has hecho sentir muy cómoda para hablar de temas que me resultaba complicado hablar y también el hecho de hablar sobre algunas experiencias pasadas y analizarlas me ha ayudado a superarlas. “.

 

(Terapia sexual : Ausencia de orgasmo)

 

Si crees que soy la persona indicada para ayudarte, pídeme una cita. Nos conocemos, me cuentas detalladamente tu historia y a partir de ahí vemos por dónde encaminar las sesiones ¿Te parece?

 
Botón contáctame y cuéntame