jessica-rabbit

Aún hoy en día hablar de porno se sigue realizando en voz baja y con alguna que otra risita debido a la vergüenza que produce ¿por qué? Además existen muchas personas que consumen porno con regularidad y, sin embargo, pocas veces lo comentan ¿por qué?

 

¿Qué es realmente el porno? ¿Existe un porno para mujeres y otro para hombres? ¿Hay algo de malo en ver porno? ¿Existe algún beneficio en verlo? ¿Se puede utilizar en terapia sexual?

¿Qué es el porno?

Sintetizando a varios autores, definiría la pornografía como una representación pública, ya sea mediante material escrito o visual, donde se reproducen actos sexuales de manera más o menos explícita con la finalidad de generar deseo y excitación sexual en el observador.

¿Hay diferencias entre el porno para hombre y para mujeres?

Sí. El porno para hombres suele focalizar la atención en los genitales y las prácticas sexuales llevadas a cabo habitualmente son la felación o directamente la penetración.

 

En cambio, el porno para mujeres no se centra únicamente en los genitales, sino que la mirada se amplia, dando importancia al contexto, tanto a aspectos ambientales como emocionales.

¿Qué aspectos negativos tiene el porno?

Actualmente, la mayoría del material audiovisual está muy centralizado en el coito, mostrando una sexualidad pobre, limitada y basada en obtener el orgasmo. Lo cual crea falsas expectativas, ansiedad anticipatoria y frustraciones por no conseguir el mismo resultado que en la película.

Factores favorecedores:

 

  • Potenciación de un ideal de belleza corporal que se aleja de la población general, acomplejando al espectador.

 

  • Exaltación de una capacidad sexual ilimitada que crea en el observador inseguridades al compararse.

 

  • No es representativo de la realidad, es decir, no es un documental de anatomía sexual humana o comportamiento sexual humano, sino que es ocio y, por tanto, tiene muchos elementos de ciencia ficción. Por ejemplo: el tamaño tanto de los genitales como del pecho, las erecciones, la duración, la eyaculación, los gritos durante el orgasmo….

 

  • Potenciación de un modelo de hombre muy macho, que mantiene relaciones sexuales de una determinada manera.

 

Además puede convertirse en un refugio de la realidad si se consume por norma general como un sustituto de las relaciones sexuales reales. Emplear el porno de manera excesiva e indiscriminada puede ocasionar una baja autoestima, rigidez y empobrecimiento en la capacidad de fantasear.

 

En síntesis, es importante seleccionar el material y recordar que es una película, es decir, que hay actores, directores, técnicos de sonido e imagen, maquillaje… y que, por tanto, es tan real como una película de ciencia ficción.

¿Qué aspectos positivos tiene el porno?

Existen muchos aspectos positivos en la visualización del porno, incluso se puede utiliza en terapia sexual siempre que el tipo y el contenido del material sea adecuado para las necesidades, preferencias y utilidad terapéutica de cada paciente.

 

  • Normalización de la sexualidad: Ver porno puede promover una actitud positiva hacia la sexualidad y, habituar al espectador a este tipo de material, produce una normalización de la sexualidad. En terapia es útil para personas que han tenido una educación sexual muy escasa y restrictiva, que ven el sexo como algo malo, vergonzoso, sucio y que les genera sentimientos de culpa.

 

  • Aprendizaje por observación: tanto de conductas como de juguetes sexuales. El material erótico permite ensayar en la imaginación actos que se esperan realizar en la realidad o que simplemente despiertan curiosidad.

 

  • Estimula el deseo y la excitación sexual: por lo que puede favorecer el número de relaciones sexuales. Además,  puede emplearse como aliciente en la masturbación.En terapia, se puede utilizar en disfunciones sexuales ocasionadas por dificultades en las primeras fases de la respuesta sexual humana como en el deseo sexual inhibido, problemas de excitación o la aversión al sexo.

 

  • Promover fantasías sexuales: para crear un espacio basado en la imaginación donde poder expresarse libremente sin restricciones ni inhibiciones, compartiéndolo o no con la pareja.  En terapia, a las personas que carecen de fantasías, recurrir al porno les puede ayudar a erotizar el pensamiento y ver el tipo de fantasía que más les excita.

 

En resumen, ver porno tiene efectos positivos y negativos, es un entretenimiento para adultos que puede promover una sexualidad real, plena, satisfactoria y liberadora según el uso y la selección que haga cada persona del material disponible.

 

Para cualquier consulta no dudes en ponerte en contacto conmigo: info@mmartinezpsicologa.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.