masturbación femenina

A lo largo de la historia judeocristiana, la masturbación ha sido castigada y censurada, creando muchas actitudes negativas, creencias erróneas y mitos que tienen su origen en la idea de que la procreación es el único propósito de la conducta sexual.

 

Actualmente estos mitos siguen afectando nuestra sexualidad por lo que me gustaría dedicar este artículo a hablar sobre la masturbación en general.

Desmitificando la masturbación...

  • Mucho es anormal: ¿Qué es normal? Cada persona tiene su frecuencia y masturbarte frecuentemente no significa que tengas un problema, a menos que te cree malestar o interfiera en tu vida social, familiar y laboral.
  • Si tienes pareja no te masturbas: Es habitual tener pareja estable, relaciones sexuales satisfactorias y querer masturbarse. No indica que algo vaya mal en tu relación ni que exista insatisfacción sexual.
  • Si no lo haces tienes un problema: Eres libre de vivir tu sexualidad como quieras y tienes derecho a renunciar a la masturbación siempre que sea libremente y por criterio propio.
  • Si te masturbas, matas el deseo para tener relaciones sexuales con tu pareja: La masturbación te permite estar en contacto con tu sexualidad, disminuye la frustración por el deseo no satisfecho y te mantiene en acción y preparado/a para las relaciones sexuales con tu pareja, a no ser que las quieras mantener justo después de haberte masturbado.
  • Masturbarte puede dañar tus genitales:Las molestias ocasionadas se deben más a una mala práctica que a la masturbación en sí. Puedes hacerte daño si realizas un estímulo muy prolongado o violento, utilizas objetos que puedan lastimarte o la realizas en condiciones poco higiénicas.
  • Los adultos que se masturban son inmaduros, ya que es una forma infantil de sexualidad: Posiblemente la adolescencia sea la época en la que más la has practicado porque empiezas a descubrir tu propia sexualidad, pero esto no significa que tengas que dejar de hacerlo o disminuir la frecuencia en la edad adulta para ser una persona madura.
  • El orgasmo que se consigue a través de la masturbación, no es un orgasmo auténtico: Este mito deriva de la creencia de que el orgasmo sólo se consigue a través de la penetración, pero la realidad es que un alto porcentaje de mujeres sólo llegan al clímax a través de la estimulación del clítoris.
  • Sólo los hombres se masturban, las mujeres no sienten deseos o no necesitan autoestimularse: Es cierto que está mucho más aceptada en los hombres, pero eso no significa que las mujeres no la practiquen o no tengan la misma necesidad de buscar el autoerotismo.

Razones a favor de la masturbación...

  • Porque te da placer y te apetece.
  • Porque te libera la tensión sexual acumulada.
  • Porque puedes estimularte como te gusta y cuando lo deseas, en cualquier momento y sin necesitar a nadie.
  • Porque te ayuda en tu autoconocimiento, te permite probar y experimentar estímulos nuevos.
  • Porque es una manera de relajarte y aliviar el estrés.
  • Porque quieres llegar al orgasmo tras el coito o tener otro tras él.
  • Porque te alivia los dolores menstruales.
  • Porque tienes pareja pero prefieres centrarte en ti mismo/a, tu pareja no tiene ganas, no puede o no está y no quieres renunciar a tu sexualidad.

En definitiva, la masturbación es una práctica saludable, muy placentera y un elemento importante en el aprendizaje sexual. Masturbarse o no debe ser una decisión personal, que no cree malestar ni esté influenciada por mitos o creencias erróneas.

 

 

Si la información de este artículo se te ha quedado corta quieres hacerme un comentario o necesitas iniciar una terapia sexual en Barcelona u online ponte en contacto conmigo. 

 

¡Estaré encantada de ayudarte! 

¡Un abrazo y nos vemos en el próximo post!

suscripción blog

¿Tus relaciones sexuales NO son como te gustarían?

 Suscríbete ahora para estar al día de todo. Además recibirás mi GUÍA PRÁCTICA para que descubras cómo mejorar tus relaciones sexuales. 

¿Te la vas a perder?