masturbación femenina

Después de desmitificar la masturbación y hablar sobre sus beneficios, en este artículo me gustaría hablar sobre la masturbación femenina..

 

Existen muchas técnicas de autoestimulación, no obstante, la mayoría de mujeres suele serle fiel a una de ellas.

 

La manera más común es frotar suavemente, presionar o restregar con fuerza el monte púbico, los labios externos e internos y el clítoris.

 

Puede que te guste la estimulación directa del clítoris mediante golpecitos suaves, movimientos circulares, de arriba abajo, cogiéndolo entre los dedos y frotándolo…

 

O puede que te resulte molesto e incluso doloroso, dado que es una zona extremadamente sensible y prefieras algo más indirecto como usar la mano entera en lugar de los dedos, para que el estímulo sea más difuso y generalizado.

 

Algunas mujeres humedecen sus dedos con la secreción vaginal fruto de su excitación para lubricar la zona, otras prefieren jugar con lubricantes cosméticos o utilizar saliva.

 

La postura más habitual es acostada con las piernas abiertas, siendo menor el número de mujeres que la realizan de pie, sentada o boca abajo y con las piernas juntas. 

 

Hay mujeres que la realizan durante la ducha o el baño, incluso las hay que pueden masturbarse en cualquier postura simplemente contrayendo los muslos.

 

A medida que la mujer ha expresado su sexualidad, también ha incorporado prácticas complementarias, como la utilización de ciertos objetos

 

Éstos pueden ser almohadas o cojines; tejidos suaves de piel o seda, plumas; ciertos objetos sólidos como sillas con los que presiona sobre sus genitales; o el uso de un vibrador o cualquier otro juguete.

 

En resumen, la manera de estimularse está llena de matices respecto a la presión ejercida, el ritmo, la duración y el tipo de caricias.

 

 

¿Hay que hacerlo siempre de la misma manera?

 

Si siempre haces lo mismo es difícil que descubras nuevas sensaciones. 

 

Explorar y experimentar con tu cuerpo te ayuda a conocerlo, sentirte a gusto con él y puedes encontrar nuevos recursos y estímulos que hasta el momento eran desconocidos para ti, ya que cada persona tiene sus preferencias y la variedad en matices es enorme.

 

Además la calidad de las sensaciones y el nivel de excitación que pueden desencadenar las caricias en zonas no genitales varían de una persona a otra en función de su momento vital, de sus creencias, de su experiencia y práctica personal, de su personalidad y de su relación con su deseo y sus percepciones eróticas. 

 

Asimismo, si gozas de muchas formas tú sola, también podrás hacerlo de muchas maneras en pareja.

 

¿Y si varías? Descubriendo nuevas sensaciones

 

Te propongo que explores tu cuerpo para descubrir nuevas sensaciones.

 

Te recomiendo que crees un ambiente agradable y relajado, para ello puedes encender velas e incienso o ponerte música agradable. Para aumentar la excitación, puedes leer un relato erótico, revista o ver alguna película.

 

Te sugiero que acompases la respiración con los movimientos del cuerpo, respirando profundamente, inhalando y exhalando muy lentamente, sintiendo como el aire entra y sale de tu cuerpo, recorriendo cada uno de sus rincones.

 

Puedes empezar acariciando todas las zonas de tu cuerpo que te produzcan placer a excepción de los genitales, así irás creando expectación y aumentando el deseo. 

 

Cuando estés excitada, dirígete a tus genitales para descubrir qué lado del clítoris es más sensible, es conveniente masajearlo hacia el lado derecho y luego hacia el lado izquierdo con el dedo índice y el pulgar. 

 

Empieza con una estimulación suave y ves aumentando, cambiando de ritmo, de intensidad y de movimiento, tú decides.

 

Cada persona tiene que experimentar para saber qué le proporciona más placer e ir alternando para no caer en la rutina, no obstante, no es recomendable hacer aquellas prácticas de las que no estés convencida o te creen incomodidad.

 

Como sexóloga te animo a que experimentes nuevas maneras de conocerte y de disfrutar de tu cuerpo para poder vivir una sexualidad plena y satisfactoria.

Si la información de este artículo se te ha quedado corta y necesitas un asesoramiento personalizado puedes consultar conmigo cualquier tema que te preocupe

¡Un abrazo y nos vemos en el próximo post!

CÓMO MEJORAR TUS RELACIONES SEXUALES

¿Tus relaciones sexuales son como te gustarían?

 Suscríbete ahora y te regalo mi GUÍA PRÁCTICA para que descubras cómo mejorar tus relaciones sexuales. 

¿Te la vas a perder?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.