fantasias sexuales

Todos tenemos fantasías sexuales, tú también,  juegas con tu mente y te transportas a otras realidades.

 

El órgano sexual más potente es tú cerebro, tus pensamientos son una herramienta fundamental para potenciar tu sexualidad

 

Todo el mundo tiene fantasías sexuales, pero no las contamos porque nos da vergüenza, sobretodo las más íntimas. Nos da miedo el juicio de los demás. 

 

Una fantasía sexual es toda aquella situación o escena sexual que imaginas y que te provoca placer. 

 

Te adentras en un mundo irreal que puedes controlar, dónde tú eres el protagonista y dónde se dan situaciones que anhelas, vayas o no a experimentarlas. 

 

Cada persona tiene sus propias fantasías sexuales y éstas pueden ser provocadas (cuando las creas conscientemente) o surgir de manera espontánea. 

 

Sea lo que sea lo que fantaseas… está bien. Tienes que permitirte tus fantasías, en tu cabeza todo vales.

 

El problema surge cuando esa fantasía sexual te genera sentimientos de malestar

 

Ya sea miedo a estar loco por el tipo de fantasía sexual, culpa debido a la educación sexual recibida, asco hacia ti mismo o vergüenza por tener esa fantasía sexual o de compartirla con alguien. 

 

Pero tienes que tener en cuenta que el problema no está en la fantasía sexual en sí misma, sino en el significado que le estás dando y lo que te hace sentir. 

 

 

¿Qué aportan las fantasías sexuales a tu sexualidad?

Las fantasías sexuales sólo se convierten en un problema si te crean sentimientos de malestar. 

 

En cambio tienen múltiples beneficios. Veamos cuáles son:

  • Salir de la monotonía: Las fantasías sexuales te permiten introducir variaciones (las lleves a cabo o no).
  • Autoconocimiento: Las fantasías sexuales te conectan contigo mismo y tus deseos más íntimos. Te permiten explorar e imaginar tus deseos, proporcionándote así información sobre ti mismo.
  • Mejora tu respuesta sexual: Las fantasías sexuales inducen y aumentan tu deseo sexual, te ayudan a excitarte y/o lubricar y facilitan el orgasmo. Por tanto, potencian tu respuesta sexual.
  • Aprendizaje: Las fantasías sexuales te ayudan a imaginar y ensayar mentalmente futuras vivencias sexuales.

¿Qué tipos de fantasías sexuales existen?

Los temas de las fantasías sexuales abarcan todas aquellas prácticas y situaciones que tienes a tu alcance, por lo que existen muchísimos tipos de fantasías y matices en cada una de ellas.

 

 Veamos los más comunes: 

  • Con la propia pareja: En distintos escenarios y experiencias, recordando vivencias o llevando a cabo ciertas prácticas que nunca has hecho, pero que despiertan tu curiosidad.
  • Con otra pareja : Ya sea conocida o completamente desconocida.
  • Con más de una persona: Te imaginas teniendo relaciones sexuales con más de una persona (participando en tríos, orgías...)
  • Con personas del sexo contrario a tu orientación sexual: Fantaseas con personas que no encajan con tu orientación sexual.
  • Con otras prácticas sexuales: Dominar o ser dominado, actos de exhibicionismo o voyeurismo, ser atacado sexualmente....

¿Comparto mis fantasías sexuales con mi pareja?

Tus fantasías sexuales pertenecen a tu ámbito privado, por lo que compartirlas o no es tu decisión. 

 

Compartir una fantasía sexual con tu pareja puede animar vuestra vida sexual y aumentar la comunicación y la complicidad entre vosotros, pero también crear un conflicto

 

Antes de compartir tus fantasías sexuales, es necesario que te preguntes qué impacto puede tener en tu pareja. ¿Le va a molestar? ¿Le va a hacer sentir mal?

 

Si la respuesta es no y conoces sus deseos y preferencias, adelante, compártela. 

 

¿Tengo que realizar mis fantasías sexuales?

Llevar a cabo una fantasía sexual o no… ¡he aquí la cuestión!

 

Las fantasías son ensoñaciones y no tienen por qué llevarse a cabo, todo depende de sí tu quieres o no. 

 

Puedes tener fantasías sexuales que hagas realidad y otras, que pertenezcan para siempre al mundo de tu imaginación.

 

Si decides hacerlas realidad, pueden pasar dos cosas: que sean como has imaginado y puedas seguir utilizándola en futuras ocasiones como un recuerdo de una vivencia. 

 

O bien que no vayan como has imaginado. Recuerda que en tu mente puedes controlar todos los detallas y que sucede exactamente como tu quieres (cosa que no sucede en la vida real).

 

Por lo que puedes pasar de fantasía a pesadilla en un abrir y cerrar de ojos. Perdiendo así todo el potencial erótico. 

 

Si fantaseo con alguien que no es mi pareja
¿Le estoy siendo infiel?

Muchas personas sienten culpa si fantasean con otra persona que no sea su pareja. Es más, a veces se plantean si han dejado de quererla o si le están siendo infiel.

 

La infidelidad está marcada por la dinámica de cada pareja, ya que definen lo que está permitido y lo que no. Pero tienes que tener claro es que una cosa es pensar y otra muy distinta hacerlo. 

 

Normalmente deseamos lo que no tenemos, por lo que es una fantasía sexual habitual que no presupone ninguna conducta. 

 

En resumen, permítete fantaseas y jugar con tu imaginación, ya que cualquier fantasías es buena si te produce placer

 

Si la información de este artículo se te ha quedado corta y necesitas un asesoramiento personalizado puedes consultar conmigo cualquier tema que te preocupe

¡Un abrazo y nos vemos en el próximo post!

CÓMO MEJORAR TUS RELACIONES SEXUALES

¿Tus relaciones sexuales son como te gustarían?

 Suscríbete ahora y te regalo mi GUÍA PRÁCTICA para que descubras cómo mejorar tus relaciones sexuales. 

¿Te la vas a perder?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.