tarea sexual

En las relaciones de larga duración es habitual que uno de los miembros de la pareja tengo más ganas que el otro de tener relaciones sexuales.

 

Si esto pasa de vez en cuando, no suele causar problemas pero… ¿y si se repite? 
Son muchas las personas que tienen sexo sin ganas porque hace tiempo que no tienen relaciones sexual o para evitar que su pareja se sienta rechazada. 


Si vives el sexo como un deber y mantienes relaciones sexuales «porque toca» es probable que padezcas el sentimiento de tarea sexual. 

El sentimiento de tarea sexual aparece cuando uno de los miembros de la pareja, sin tener deseo sexual, decide tener relaciones sexuales con su pareja porque cree que el otro lo desea, necesita o porque ya hace mucho tiempo desde el último encuentro sexual. 

¿Cómo se produce el sentimiento de tarea sexual?

Cuando hay diferencias en las necesidades sexuales, el que tiene menos ganas percibe a su pareja como muy demandante y rechaza las propuestas e insinuaciones poniendo excusas, negándose o posponiendo las relaciones sexuales para otro momento. 

 

Por otro lado, la persona que tiene más deseo sexual suele intentar que su pareja se excite e insiste en tener sexo. Cuando la otra persona se niega, se siente rechazado y, en algunos casos, poco atractivo/a. 

Ante esta situación, el que tiene menos deseo, para que su pareja no se sienta mal, toma la iniciativa de tener relaciones sexuales. No porque quiera, sino para satisfacer al otro y es entonces cuando hay muchas posibilidades de que aparezca el sentimiento de tarea sexual. 

¿Qué consecuencias tiene el sentimiento de tarea para tu sexualidad?

Si vives tus relaciones sexuales como un deber o una tarea, en lugar de un placer, le estás dando la consideración de obligación sexual. 

Al tener sexo «porque toca» o por satisfacer al otro, implica que estás haciendo algo que no quieres en ese momento, lo que afecta directa y negativamente a tu deseo sexual.  

¿Puedes desear algo que estás obligado/a a hacer?

¿Qué puedes hacer para solucionarlo?

Tienes que ser sincero/a contigo mismo/a y congruente con tus necesidades sexuales. 
Es mejor que tengas deseo y sin relaciones sexuales que relaciones sexuales sin deseo. 

Intentar complacer al otro a expensas del propio deseo acaba generando un problema, tanto para ti como para la sexualidad de tu pareja, incluso puede afectar a la relación afectiva. 

A nivel de pareja es importante que habléis. La comunicación es indispensable que te permitirá llegar a comprender a tu pareja y no os sentiréis mal ninguno de los dos. 

Si la información de este artículo se te ha quedado corta quieres hacerme un comentario o necesitas iniciar una terapia sexual en Barcelona u online ponte en contacto conmigo. 

 

¡Estaré encantada de ayudarte! 

¡Un abrazo y nos vemos en el próximo post!

¿Tus relaciones sexuales son como te gustarían?

 Suscríbete ahora y te regalo mi GUÍA PRÁCTICA para que descubras cómo mejorar tus relaciones sexuales. 

¿Te la vas a perder?