falta deseo sexual problema sexual frecuente

 

Uno de los problemas sexuales más frecuentes en terapia sexual y que afecta tanto a hombres como a mujeres es la falta de deseo sexual.

 

Si la sexualidad no es una prioridad para ti, si no tienes mucho apetito sexual y no te apetece tener relaciones sexuales.

 

Si después de un tiempo, ya no sientes la necesidad de tener sexo y podrías vivir perfectamente sin él. De hecho, te da una pereza tremenda iniciar los encuentros sexuales, aunque luego los disfrutes (o no).

 

Si te has sentido identificado, es probable que tengas un problema de falta de deseo sexual. Sigue leyendo porque este artículo es para ti.

 

Además, es posible que te esfuerces en tener más ganas porque tu pareja te lo pide y crees tienes que “cumplir con unos mínimos”.

 

Por lo que muchas veces, tus relaciones sexuales son “porque toca” y no “porque te apetecen”. Viviéndolas no como algo que desees, sino como una obligación, un trámite. Por lo que, seguramente, estás deseando que acaben.

 

Tal vez, has empezado a evitar situaciones de intimidad en la que sabes que tu pareja puede proponerte un encuentro sexual. Pero ha llegado un punto en que no quieres volver a rechazarla y decirle que no tienes ganas. A veces, hasta te sientes culpable por no satisfacerla.

 

Seguramente hasta ahora no le has dado mucha importancia al tema, pero desde hace algún tiempo, la sexualidad se ha convertido en un tema de discusión y os ha alejado como pareja. Por lo que quieres ponerle solución.

 

Antes de profundizar en por qué se produce la falta de deseo sexual creo que es importante que conozcas varios aspectos sobre el deseo sexual.

¿Qué es el deseo sexual?

Es la energía que te motiva a disfrutar de tu sexualidad y, en algunos casos, de compartirla.

Existen varios tipos de deseo sexual

El deseo sexual como impulso, descarga, instinto o acto pasional aumenta al inicio de una relación por el enamoramiento y la novedad, pero no dura para siempre.

En las mujeres también puede aparecer unos días antes de que les venga la menstruación (es un impulso biológico de la especie).

El deseo sexual como anhelo, como las ganas de vivir situaciones eróticas. Depende de ti, de lo que te motiva, lo que deseas… Este deseo no tiene un objetivo, sientes deseo pero no hacia alguien en concreto.

 

El deseo sexual hacia la pareja después del enamoramiento, el deseo sexual disminuye y se transforma en un espacio de intimidad (ganas de estar con la pareja, compartir, las sensaciones que te despierta…)  Aquí el deseo sexual sí que es hacia una persona en concreto.

El deseo sexual varía a lo largo de tu vida

El deseo sexual no es estable sino que puede cambiar, evolucionar y modificarse lo largo de tu vida. Por tanto, es absolutamente normal tener períodos de más deseo sexual y otros en el que brilla por su ausencia.

No es una necesidad biológica básica

Por muy placenteras que sean tus relaciones sexuales, si no las tienes no vas a morir.

El deseo sexual no es una necesidad básica como comer, beber o dormir. Si no haces una de estras tres cosas, llega un momento en que tu cuerpo te da una señal porque necesitas alimentarte, beber o dormir.

Con el deseo sexual pasa justamente al revés. Si no lo alimentas poco a poco se va a ir apagando hasta, a veces, desaparecer.

El deseo sexual no es espontáneo

Existe la creencia y, puede que tu también la tengas, de que el deseo sexual aparece de forma espontánea, sin hacer nada. Que tiene que “surgir” porque sino es de mala calidad.

 

Pero no nos engañemos, tú y yo sabemos que, después de un tiempo, si no alimentamos el deseo sexual, este se apaga. No vas a estar un día sentado en el sofá y te van a entrar unas ganas irreflenables de tener sexo.

 

El deseo sexual es voluntad y es intencional.

¿Qué es el deseo sexual hipoactivo?

Hablamos de deseo sexual inhibido cuando no hay interés (o muy poco) ni motivación hacia cualquier tipo de actividad sexual, ya sea individualmente o en pareja.

 

No piensas en sexo en tu día a día y no tienes fantasías eróticas. No te motiva masturbarte y tampoco sueles tomar la iniciativa en los encuentros sexuales con tu pareja, por lo que, seguramente, la frecuencia de tus relaciones sexuales ha disminuido.

¿Por qué se pierde el deseo sexual? Las causas

Causas físicas

Causas psicológicas

  • Preocupaciones, situaciones que te generan estrés y ansiedad
  • Falta de autoestima: es importante que estés a gusto contigo mismo y con tu cuerpo.
  • Cambios o problemas con tu imagen corporal o la de tu pareja: Si no estás a gusto con tu cuerpo, difícilmente querrás que otra persona te vea desnudo o podrás disfrutar de él.
  • Educación sexual represiva: que genera ideas erróneas, mitos y prejuicios sobre tus relaciones sexuales, así como sentimientos de miedo y vergüenza que te impiden vivir tu sexualidad con libertad.
  • Tu propia historia sexual: Si no ha sido placentera, difícilmente será una prioridad para ti.
  • Malas experiencias sexuales: Si tus relaciones sexuales no han sido placenteras, ya sea porque ha habido dolor, abusos o te has sentido obligado a hacer algo con lo que no te sentías cómodo.
  • Dificultades o sensaciones negativas en las relaciones sexuales: Sólo vas a querer repetir la experiencia erótica si te hace sentir bien y te conecta con el placer. Si tienes algún otro problema sexual es normal que, con el tiempo, acabes evitando tener relaciones sexuales.
  • Desconocimiento del propio cuerpo: Saber cómo funciona, qué te excita, qué te da placer...
  • La sexualidad no es una prioridad: Seguramente sacas tiempo para las cosas que consideras importantes, si el sexo es algo que dejas para el final, siempre habrá algo más urgente que hacer.
  • Tener relaciones porque toca: No porque tengas ganas, sino porque crees que tu pareja lo necesita y tienes que cumplir con "ciertos mínimos".

Causas relacionales

  • Problemas en la relación de pareja: Si no estás a gusto con tu pareja, si discutes constantemente, si no puedes ser tú mismo o desconfías... es probleble que el deseo sexual desaparezca.
  • Desacoplamiento sexual con la pareja: Tenéis distintos niveles de deseo sexual, diferencias en las preferencias sexuales...
  • Rutina y monotonía sexual: El problema es que deseo sexual necesita novedad y las parejas de larga duración estabilidad. Si lo haces siempre con la misma persona, sabes exactamente qué va a pasar, puede que no sea muy estimulante ¿no crees?
  • Maternidad y paternidad: Con la llegada de tu hijo vuestra sexualidad ha quedado relegada a un segundo plano.

¿Cuál es la frecuencia sexual normal?

Seguramente hayas oído aquello de “mejor calidad que cantidad”. Pero muchas veces utilizamos esta frase como excusa ante la falta de deseo sexual.

 

La verdad es que hay personas que tienen una frecuencia sexual alta y sus relaciones sexuales son satisfactorias, así como también hay parejas que tienen una frecuencia sexual baja y sus relacios sexuales no son nada satisfactorias.

 

Dicho esto, no existe una frecuencia estándar. No hay una cifra que te asegure una vida sexual activa, saludable y satisfactoria. Pero, como en muchas otras habilidades, cuanto más prácticas, más aprendes y más satisfactorio es.

 

Además cuanto menos sexo tienes, menos necesitas. Si tienes poco tiempo, estás cansado, ocupado… las relaciones sexuales se van quedando relegadas… En cambio, si tienes relaciones sexuales frecuentemente y son satisfactorias, más ganas vas a tener de volver a repetir.

 

Por tanto, la mejor frecuencia sexual para ti es la que tú decidas, aquella que se ajuste a tus necesidades y deseos.

 

El problema surge si la frecuencia sexual ideal para ti no es la de tu pareja. Cuando esto ocurre tienes que llegar a un acuerdo con tu pareja y buscar el equilibro.

Si la información de este artículo se te ha quedado corta y necesitas un asesoramiento personalizado puedes consultar conmigo cualquier tema que te preocupe

¡Un abrazo y nos vemos en el próximo post!

CÓMO MEJORAR TUS RELACIONES SEXUALES

¿Tus relaciones sexuales son como te gustarían?

 Suscríbete ahora y te regalo mi GUÍA PRÁCTICA para que descubras cómo mejorar tus relaciones sexuales. 

¿Te la vas a perder?

Quizás también te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.