ansiedad y problemas sexuales

Un estudio nos advierte que el 70% de las relaciones sexuales que se mantienen con ansiedad son poco o nada satisfactorias

 

Vivimos sumergidos en un estado de estrés constante, prisas, preocupaciones, corriendo todo el tiempo, con mil tareas por hacer…

 

Estas situaciones nos generan estrés, alteran nuestro día a día, nos afectan a todos los niveles y, en la vida sexual, también tienen sus consecuencias. 

 

¿Cómo afecta la ansiedad a tu sexualidad?

La ansiedad es un mecanismo de defensa que utiliza tu mente para alertarte que estás ante un peligro y te protege de esa amenaza (evitando la situación, huyendo de ella o haciéndole frente).  

 

Imagina por un momento que un león entra por la puerta. Ante una situación de peligro, tu cuerpo se prepara para hacerle frente activando el sistema nervioso simpático (que en realidad no es nada simpático) para que respondas huyendo o luchando. 

 

Cuando tienes un problema o estás preocupado por cualquier tema (una situación de miedo a nivel psicológico), tu cuerpo reacciona igual. 

 

Si hay algo que te preocupa es normal que toda tu atención se centre en resolver el problema que te está generando estrés y no haya espacio para los placeres porque, en este momento es secundario. 

 

¿Tiene sentido pensar en sexo o excitarte si un león entrara por la puerta?

 

Y es que a nivel físico, necesitas que tu cuerpo se relaje  (active el sistema nervioso parasimpático) para poder concentrarte y experimentar las sensaciones placenteras y así tu cuerpo se excite.

 
 
ansiedad y excitación


La respuesta de excitación es incompatible con un estado de ansiedad. Por lo que si nuestro nivel de preocupaciones, sean del tipo que sean, superan el de excitación, por muy buena que sea la estimulación que estés recibiendo, tu sexualidad va a ser poco o nada satisfactoria.

 

Causas de la ansiedad en tus relaciones sexuales

 

Si para ti las relaciones sexuales son una fuente de ansiedad, en lugar de ser una actividad placentera, pueden convertirse en una pesadilla.  

 

¿De dónde viene la ansiedad?

 

Tanto hombres como mujeres podemos estar psicológicamente excitados y que nuestro cuerpo no responda porque “hay algo” que lo bloquea (según el gráfico anterior, ganaría la respuesta de ansiedad aunque haya excitación).

 

¿Qué situaciones pueden provocar ansiedad sexual?

La ansiedad sexual surge cuando te preocupas demasiado por tu rendimiento en la cama. Te obligas a tener ciertos resultados como “quedar muy bien”, “ser un buen amante” o “cumplir con las expectativas de la pareja para no defraudar”. 

 

Incluso puede que sólo pienses en el placer de tu pareja por encima del tuyo. 

 

El problema es que empiezas a pensar en lo que quieres que ocurra durante el encuentro sexual, te marcas ciertas metas o expectativas que te generan miedos e inseguridades (ansiedad anticipatoria) “¿Estaré a la altura?”. 

 

Y, en lugar de vivir el sexo espontáneamente, te colocas en un rol de observador, cuestionando y criticando lo que haces como si fuera un examen.  Y claro, así es difícil disfrutar de tu sexualidad. 

 

La ansiedad es la principal responsable de los problemas sexuales

En muchos casos, la ansiedad sexual conduce a una disfunción sexual

 

En los hombres:

¿Cómo afrontar la ansiedad en las relaciones sexuales?

Hay algunas cosas que puedes haber para controlar la ansiedad y el estrés y así mejorar tus relaciones sexuales. 

  • Reflexiona. Pregúntate cuál es el origen de la ansiedad. ¿Hay algo que te angustia? ¿Has tenido una mala experiencia sexual?
  • No te marques metas ni objetivos: Deja que las cosas fluyan.
  • Comunícate con tu pareja sexual. Comparte lo que te preocupa, esto te liberará y hará que disminuya tu ansiedad. Además, así la otra persona entenderá lo que está pasando, no se responsabilizará y podréis buscar una solución juntos.
  • Aumenta los momentos de intimidad, juegos sexuales y caricias . Juega con tu pareja, disfruta de cada pequeño gesto, cada roce, cada mirada...
  • Respira. La ansiedad te genera estrés y una manera de decirle a tu cuerpo que estás en una situación "segura" es haciendo respiraciones profundas.
  • Cuida tu cuerpo. Una buena alimentación y ejercicio regular te ayudarán a mantener a raya la ansiedad.
  • Pide ayuda profesional. Si lo has intentado, pero ves que no puedes resolverlo, estaré encantada de ayudarte a superar tu ansiedad.

Si la información de este artículo se te ha quedado corta y necesitas un asesoramiento personalizado puedes consultar conmigo cualquier tema que te preocupe

¡Un abrazo y nos vemos en el próximo post!

CÓMO MEJORAR TUS RELACIONES SEXUALES

¿Tus relaciones sexuales son como te gustarían?

 Suscríbete ahora y te regalo mi GUÍA PRÁCTICA para que descubras cómo mejorar tus relaciones sexuales. 

¿Te la vas a perder?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.