aumentar-deseo-sexual

 Como has leído en el artículo «¡Qué pereza! La falta de deseo sexual» el deseo erótico no aparece de forma espontánea, sino que es voluntad y es intencional.

 

Esto significa que tienes más control sobre él de lo que piensas. A continuación te planteo 4 estrategias para aumentar tu deseo sexual a nivel individual.

 

Dale a tu sexualidad el lugar que se merece

Para recuperar tu deseo sexual y que esté presente en tu vida es necesario darle espacio. Tu sexualidad debe tener un lugar en tu vida personal y de pareja, tiene que ser una prioridad para ti, estar en la lista de cosas importantes.

 

Si no le das un lugar prioritario, tú y yo sabemos, que nunca tendrás tiempo para ello. Porque la lista interminable de tareas y obligaciones de tu día a día van a pasar por delante de tu vida sexual, con lo que tu deseo erótico va a ir desapareciendo.

 

Si tu día transcurre sin una pizca de erotismo … ¿Qué lugar le estás dando a tu sexualidad?

 

Si quieres aumentar tu deseo sexual, tienes que buscarle un hueco en tu día a día.

 

Además, si estás estresado, con preocupaciones o ha habido grandes cambios recientemente en tu vida, es normal que tu deseo se vea afectado y necesites un tiempo para recuperar tu deseo sexual.

 
 

Permítete desear

¿Qué concepto tienes sobre la sexualidad y sobre las personas que tienen deseo sexual?

 

Si quieres aumentar tu deseo sexual es imprescindible que lo veas como una fuente de placer y bienestar, como algo positivo.

 

Nuestra cultura y la religión han generado actitudes negativas hacia las manifestaciones sexuales que no iban encaminadas a la procreación, sobre todo en las mujeres, produciendo así sentimientos de culpa y vergüenza, por estar haciendo algo “malo o sucio” o estar cometiendo un pecado.

 

Por otro lado, no puedes aislar el deseo sexual del resto de tu personalidad. Esto quiere decir que tienes que integrarlo dentro de la manera que te muestras ante ti mismo y ante los demás.

 

Si crees que tener ganas de tener relaciones sexuales no va contigo o tu manera de ser, difícilmente va a aparecer.

Responsabilízate de tu placer

Cada persona es responsable de su propio placer y el placer es algo que puedes compartir (si quieres).

 

Ser responsable de tu propio placer significa cuidar de ti, que disfrutes de lo que te gusta, sin expectativas ni anticipando nada.

 

Para poder hacer esto, tienes que explorar y conocer tu propio erotismo, así luego puedes ponerlo en juego en la experiencia compartida.

 

Mastúrbate, explora tu cuerpo y date permido para abrirlo al placer, responsabilizate de tu propio placer y no esperes a conocerlo a través del otro.

 

Vive tu sexualidad para ti y no para el resto del mundo.

Descubre tus fuentes de satisfacción sexual

Contacta con tu imaginario erótico, descubre qué fantasías, imágenes, estímulos… activan tu deseo sexual.

 

Estimula tu capacidad para fantasear y permítete desear, crea tu material erótico, un mundo privado de erotismo que sólo te pertenece a ti (si quieres).

 

Hay una enorme variedad de estímulos que pueden activar tu deseo sexual y que varían de una persona a otra, incluso de un momento de tu vida a otro.

 

Igual que evolucionas a nivel personal y no eres el mismo que hace 10 años, también lo puedes hacer a nivel sexual.

 

Tienes que saber cómo funciona tu deseo sexual para potenciarlo. Y, para eso, te tienes que preguntar qué sentido tiene para ti la experiencia erótica, qué significa para ti tener relaciones sexuales, para qué tienes sexo.

 

Conoce qué cosas te motivan, qué estímulos te activan, en qué zonas y cómo te gusta que te estimulen, dónde están tus límites.